jueves, 16 de marzo de 2017

Iron Shoes: Primer tomo


 
 
 
 
 
 
 
 
 
Muy pronto quedarán presentados los personajes principales de esta historia de ciencia ficción. También algunos secundarios, el peculiar escenario y las semillas que germinarán en futuras entregas. Iron Shoes se estrenará así en un primer tomo de naturaleza autoconclusiva, pero que sirve como adelanto de lo que se avecina. La creación de un comic es laboriosa, lenta, a veces desesperante, tanto para guionistas como para dibujantes, pero es también un ejercicio cargado de recompensas. Ahora, mientras se ultiman los detalles del estreno de Iron Shoes en librerías de España y el extranjero, ahora, mientras trabajamos en el que será su segundo tomo, mucho más arriesgado y ambicioso, ahora precisamente, es cuando uno se siente incapaz de arrepentirse de los años de preparativos y duro trabajo, de inversión personal, de miradas en babia mientras van encajando las piezas del puzzle, de diseños a pie de una servilleta con manchas de ketchup. Ahora es el momento de disfrutarlo. ¿Se apuntan?


Tema Iron Shoes, compuesto por la banda musical Kubelik.
 

sábado, 18 de febrero de 2017

Iron Shoes: M27







El día que la autopista M27 se tiño de sangre no fue un día trágico, ni siquiera fue un mal día. La prensa del país lo describió como la mayor masacre de los últimos veinte años. "En suelo de la alianza occidental", debieron puntualizar. Cada día mueren cientos de personas en el antiguo continente, cadáveres descalzos que pasan de largo sin gastar tinta, pero lo de la M27 fue distinto, fue una patada en la cara de la reina. Los sospechosos del derramamiento de sangre no fueron descritos: ¿quién iba a creerlo?



Casa de Orates web: https://casadeorates.bandcamp.com/

 
 
 
 

martes, 14 de febrero de 2017

Iron Shoes: zapeando en tiempos de guerra








Cuando estalló la guerra, la mayor parte del presupuesto público se destinó a financiar las tropas que luchaban contra los ejércitos descalzos. Esto se tradujo en multitud de recortes que afectaron al bienestar de la población. Entre estos, encontramos el de una televisión abocada a reciclar incansablemente sus contenidos. Reposiciones y más reposiciones, las mismas series de siempre, la misma ficción caduca, mientras el mundo muere una vez más. 
 
 
 

sábado, 11 de febrero de 2017

Iron Shoes: El lugar donde sale el sol





Existe un lugar, muy lejos, en el este, un lugar donde no hay guerra y las vacas mueren de viejas. El lugar donde sale el sol.




 
 
 

jueves, 9 de febrero de 2017

Iron Shoes: La batalla de Cambridge suena así.

 



Iniciamos este periplo musical y sonoro por el universo de Iron Shoes con "No loves - Battle of Cambridge". Esta pieza, creada por la formación chilena Casa de Orates, describe uno de los pasajes del cómic, y subraya el tono del escenario en el que los protagonistas de la historia han crecido. Tal y como señala Manuel Knwell, no hay sitio para el amor en un mundo como el que Ronny y su extraño amigo se ven obligados a recorrer. ¿O sí?
 
 
 
 
 
Casa de Orates Web: https://casadeorates.bandcamp.com/ 
 
 
 




miércoles, 9 de noviembre de 2016

Occidente: la minoría mecanizada






 
Desde el momento en que estalló la guerra, la Alianza Occidental se vio obligada a equilibrar su déficit demográfico con un arsenal mecanizado que bañó el viejo continente de sangre descalza. Con una tasa de nacimiento irrisoria, los territorios occidentales sólo podían enfrentar las infinitas hordas orientales que asediaban las fronteras haciendo que cada uno de sus hombres valiese por veinte de sus enemigos sedientos de sangre. Los programas de fertilidad y el duro entrenamiento militar de los infantes no eran medidas suficientes en un conflicto que abarcaría varias generaciones; sólo el empleo de armas altamente destructivas y vehículos acorazados capaces de otorgar a sus tripulantes la resistencia necesaria para enfrentarse a grupos numerosos de enemigos, lo hicieron posible. Barracudas, lechuzas, albatros, o las poderosas C.M.P, verdaderas fortalezas móviles de combate, acabaron sembrando el pánico en los devastados eriales de la vieja Europa. 
 
                    

martes, 4 de octubre de 2016

Iron Shoes: La Guerra de los Descalzos




La Alianza Occidental cuenta con una superioridad
tecnológica apabullante, que compensa
sus crecientes problemas de población
 
 
 
El fracaso de la Unión Europea fue la antesala de lo que más adelante se conoció como Guerra de los Tres Sombreros, un conflicto económico-político que desintegró para siempre los cimientos que dieron sentido en un principio a la comunidad. Libertad, democracia, igualdad..., pasaron a ser poco menos que un rastro difuso, casi etéreo, de tiempos que en realidad nunca fueron, una hermosa mentira que sirvió de tapadera para la vil calavera de la ambición. Los ricos pisaron a los pobres, primero con disimulo, después con el aplauso de sus iguales en la jerarquía capitalizada que gobernó el viejo continente. Como dijo el analista Abelard Faber en el desaparecido semanario alemán Der Wächter: Hemos escupido en su sopa y descalzado a sus hijos. Merecemos su odio eterno. La Guerra de los Tres Sombreros terminó con una campaña de privatización masiva a nivel continental; multitud de ciudades fueron transformadas lentamente por empresas privadas, y sus habitantes convertidos en mano de obra (libre, feliz y orgullosa de su trabajo) bajo el férreo mandato de una coalición formada por Inglaterra, su aliada Norteamérica, Francia y Alemania. Con el tiempo, muchas fronteras dejaron de existir y otras nuevas se levantaron en su lugar. Lo nombres de antiguos países quedaron olvidados bajo un manto de fábricas de procesamiento. Se instauró la Alianza Occidental, que velaría por el futuro de la especie humana. Pero Faber tenía razón cuando lanzó su famosa apreciación: el odio ya se había propagado sin control más allá de los muros que resguardaban el leitmotiv del nuevo mundo. Ellos, los desheredados, hacinados en el este como esclavos, no tardaron en alzar la mano. Cientos de caudillos abanderaron la revolución en diferentes puntos del continente. Por supuesto, la Alianza, en inferioridad numérica pero con un mayor poder militar, no tardó en responder. La Guerra de los Descalzos estaba servida.
 
 
 
Los Descalzos, o Alianza Oriental, basan su poder en
el número y la furia
de la masa.